Tratamos personas, no solo dientesQueremos saber quién eres,
cuáles son tus necesidades y expectativas

Filosofía slow

Nos negamos a trabajar rápido, porque ello conllevaría bajar la calidad; queremos que sientas siempre que te dedicamos el tiempo que mereces.

Tampoco usaremos nunca materiales de baja calidad para ofrecerte precios baratos, esto no quiere decir que la odontología de calidad tenga que ser cara. Nunca escatimaremos en costes, nos esforzaremos en ofrecerte siempre un precio equilibrado y razonable.

Carácter familiar

Somos una clínica familiar, nos gusta saber quién eres, que nos conozcas y que no encuentres una cara diferente cada vez que acudas a visitarnos.

Tu confianza y la de toda tu familia es nuestro objetivo, cuidar ante todo la prevención de vuestra salud oral y si fuese necesario actuar, hacerlo con tratamientos individualizados.

Huimos de las tendencias actuales en las que el paciente es un mero número de historia clínica.

Ante todo, te aseguramos un compromiso por nuestra parte, ofreciéndote la seguridad de que estaremos ahí respondiendo por nuestros tratamientos.

Odontología mínimamente invasiva

Nuestro pilar fundamental es la prevención y la educación del paciente.

Creemos que el mejor empaste es el que no se hace, pero si llega el momento en que es necesario intervenir, hacerlo de la manera menos agresiva y más conservadora posible.

Formación e innovación

Nuestro compromiso contigo nos obliga a una formación continuada, asistiendo a cursos y congresos especializados, esforzándonos en darte los mejores tratamientos con los métodos más innovadores.

Estudiar, formarse, entrenarse.

Planteamiento integral

“Ante todo, no hagas daño.”
Muchas patologías presentes en boca suelen estar interrelacionadas con otras del cuerpo, por lo que plantear un tratamiento sin una visión general puede repercutir en nuestros pacientes, e incluso precisamos de la ayuda de especialistas en otros campos: osteópatas, fisioterapeutas, psicólogos, logopedas y especialistas en terapias alternativas.

Hay que tener en cuenta que cualquier proceso rehabilitador, no deja de ser intrusivo para nuestro cuerpo, al igual que los materiales que se utilizan.

Por eso, tenemos instaurados protocolos de prevención y tratamientos mínimamente invasivos, como también el uso de determinados materiales, lo más biocompatibles e inocuos para nuestros organismos: uso de resinas libres de Bisfenol A, porcelanas libres de metales, obviar uso de amalgamas de plata, mínima radiación, etc.